Madrid Audita Madrid

El grupo Audita Usera de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda de Madrid (PACD Madrid) ha presentado su primer informe de Auditoría Ciudadana analizando los impactos socio-culturales, laborales, económicos y de género en las subcontratas que se han llevado a cabo en el período 2014-2016 de los Cursos y Talleres de Formación en los Centros Culturales de Usera.

El informe se presentará a las vecinas y vecinos del distrito el próximo miércoles 26 a las 19:00 en el centro cultural Usera I (calle Rafaela Ybarra, 49)

De donde vienen y porqué llegan los Centros Culturales

Los centros culturales se construyeron en Madrid a finales de la década de los 70 con el objetivo de que no existiera ningún barrio sin equipamiento cultural, que todos los vecinos pudieran acceder a ellos de forma fácil, y hacer que los vecinos de un barrio se conociesen y conviviesen en un mundo que tiende a aislar a los individuos.

Existía una articulación entre las diversas entidades sociales del barrio, Centros Culturales, Junta Municipal, colegios y las asociaciones vecinales, de manera que funcionaban casi de manera autogestionada y no se cobraba nada. Se organizaban actividades para niños, actuaciones musicales, teatro, viajes culturales, participación en los Carnavales, en la Semana Cultural, fiestas del barrio… pero también se organizaban reuniones y charlas sobre problemáticas del barrio, el paro, la droga, etc.

La privatización de los Centros Culturales

Con el paso del tiempo los centros culturales empezaron a profesionalizarse, siendo técnicos o funcionarios los encargados de planificar los cursos, al tiempo que se empezaba a cobrar una tasa por los mismos.

Con la llegada del PP al gobierno de Madrid en 1988, el Ayuntamiento de Madrid deja de gestionar directamente sus Centros Culturales, y empieza a adjudicar su gestión a empresas privadas, muchas veces ajenas a la Cultura y a sus objetivos.

¿A qué ha llevado esta privatización en los Centros Culturales de Usera?

  • A que se ha producido un recorte de los recursos asignados a los talleres de formación reduciendo el presupuesto a menos de la tercera parte.
  • Se ha observado un descenso de las matriculaciones, cada vez interesan a menos gente, ya que se ofrecen principalmente cursos que resultan más rentables para las empresas adjudicatarias por suponer un menor gasto en material. En el período 2010-2015, 1.818 alumnos menos lo que supone un descenso del 53,22% y una disminución de 10.850 horas (60,83%).
  • Se constata una profunda y grave degradación de las condiciones laborales y de trabajo (posibilidades y recursos) de los/as trabajadores/as.
  • ¡En comparación con otros distritos, Usera ocupa el penúltimo puesto en relación con el número de cursos/10.000 habitantes! (a pesar de que el distrito cuenta con indicadores socioeconómicos más desfavorables que otros -Tasa de paro registrada, Renta Disponible per cápita, analfabetismo, etc.- y que, por tanto, requeriría mayor inversión en formación).

Empresas adjudicatarias: Virensis SA y Aula Intercultural SL

Las empresas adjudicatarias han sido seleccionadas tomando como único criterio “la oferta económica más ventajosa”, sin tener en cuenta cláusulas sociales y culturales. Pero lo más grave, según hemos constatado con nuestra investigación, fue que la solvencia de la empresa Aula Intercultural SL podría ser más que dudosa y no cumplía las condiciones para poder presentarse al concurso de licitación.

Propuestas

Queremos hacer propuestas de futuro, no lo queremos dejar así. Los Centros Culturales deben volver a sus orígenes y responder a las necesidades reales de los barrios. ¡Más protagonismo a la ciudadanía en la planificación y autogestión de los Talleres de Formación de los Centros Culturales, desterrando el ánimo de lucro en su gestión y abordando la remunicipalización de los mismos!

La deuda del Ayuntamiento de Madrid se ha pagado a costa de los recortes, entre otros, en los talleres de formación de los Centros Culturales del distrito de Usera. ¡No debemos, No pagamos!

Acceder al informe completo.

Esta mañana se hacía público el primer informe de Auditoría Ciudadana realizado por el grupo auditor del distrito de Arganzuela. El informe se refiere al alquiler de un local para la Oficina de Atención al Contribuyente de la calle Hierro, 27 del citado distrito y declara un gasto ilegítimo de más de un millón de euros en el arrendamiento de este local.

Leer Más

Entre los años 2007 y 2015 el gasto por suministro de energía eléctrica en el Mercado de Frutas y Verduras de Legazpi se elevó hasta un total de 239.489,69 euros, según consta en la documentación remetida por el Consistorio, a raíz de una petición de contratos de Energia y de Seguridad privada en este edificio que permaneció con aparente inactividad durante ese tiempo. La cifra expresada debe ser incrementada con facturas de consumo de gas natural entre el mes de diciembre de 2007 y el año 2010 por un importe de 22.858,75 euros.

En la actualidad y debido a su inclusión en un contrato integral de mantenimiento y limpieza en el año 2014, se han pagado 52.704,51 euros desde el 17 de noviembre de ese año hasta la misma fecha de 2016. Por si esto pudiera parecer poco, hay que contabilizar cuatro contratos con Empresas de Seguridad desde el año 2006 al futuro 2017, en proceso de búsqueda de importes y análisis para saber qué parte de los mismos le correspondería a este edificio, dado que, en la consulta respondida no se especifica y que forman parte de contratos globalizados para edificios de Patrimonio Municipal adscritos al Área de Gobierno de Hacienda por unos importes muy suculentos para las empresas contratistas.